viernes, 8 de diciembre de 2017

El cruce del molinero, cruce de caminos





Tema principal de "Muerte entre las flores" 
original "Miller´s Crossing"
de los Hermanos Coen (1990)


Ayer atrape un rayo de luz saltando junto a mi. Ayer la noche se ralentizo abrazando tu mirada. Ayer el tiempo se detuvo un instante otra vez más, al fijarme en ti.

La mañana seco las ultimas gotas del roció y cuando mis primeros pasos resonaron en el silencio de la amplia avenida, despertó el sonido del embaucador canto del  pequeño arrendajo.

Frió invernal, hielo esparcido por todos los rincones y esa sensación de libertad inundando mis pulmones.

Ayer los efluvios de la vida tenían resquicios a triunfo. 

Las noches parecen mas adustas desde que se marcho el eterno resplandor de aquella sonrisa inmensa de aquella sonrisa apagada.

Caminas pausado, con las manos fruncidas en tus bolsillos, interpretando el color de las experiencia pasadas y de los momentos inventados, reconociendo cuando las fragancias del verdor de tu futuro se entremezclan con el sabor nacarado de sus labios. 

No sopesas lo que la vida te depara porque no debes de sobreentender nada de lo que te ha acontecido, solo te limitas a vivir, te ciñes a ser tú, con la infinidad de defectos de los que procuras aprender a intentar vagamente ser mejor, de los que te empujan a luchar, imperfecciones perfectamente asimiladas que te ayudan a visualizar un futuro repleto de posibilidades y de alegrías, de sinsabores y de caídas y de vuelta a empezar, un futuro lleno de vida (Si los dioses nos permiten y son benévolos ) para seguir luchando por existir y encauzar los sentimientos y acciones para amar a quienes nos abrazan cada mañana con sus sonrisas, sus reproches y su sincera intención de hacerte feliz.

 Sin ella, sin ellos, la canción se tornaría vacía e inerte y son la razón por lo que vuelves a resurgir cada amanecer.

Ahora tengo la sensación de encontrarme en ese cruce de caminos del molinero, donde la fortuna reza ambigüedad y esperanza, donde las caricias se forjan carentes de egoísmos, donde debes de continuar con la serenidad y la convicción de que eliges el camino adecuado, porque es tuyo y te pertenece,  ese cruce de caminos que le das comienzo con el pistoletazo de tus 50. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario