sábado, 21 de abril de 2012

La huida

       

          " En el preciso instante en que la angustia se volvía a apoderar de el, comenzó a correr, pero en esta ocasión era consciente de la sincronía y gran velocidad que iba imprimiendo a sus piernas, mientras en vagos instantes se percataba de la cadencia incesante de sus vaqueros frente a su mirada.
          La sudoración iba en aumento, al igual que la sensación de estar a punto de ser atrapado.
          Fue en ese maldito segundo en el que comenzó a notar como sus extremidades inferiores comenzaban a acartonarse y pese a que aumentaba desmesuradamente la potencia en sus músculos flexores, se veía totalmente inútil frente a la tarea de continuar con su incesante carrera.
         La debilidad le fue introduciendo en una espiral de desolación y derrotismo que le hizo disminuir su espíritu de lucha, asumiendo su incapacidad de continuar huyendo.
         Ante tal premisa, comenzó a buscar desesperadamente una salida a tal situación, como si de un relámpago se tratase, hallo a su izquierda, no mucho mas allá de 500 metros una pequeña oquedad en una pared que le auguraba un aliento de esperanza.
         Sin dudarlo, acumulo las pocas fuerzas que le quedaban y reuniéndolas en un ultimo intento para salvar su vida por aquel enigmático agujero en el muro corrió con mas celeridad.
         Incesantemente, giraba la cabeza hacia atrás intentando dilucidar que era aquello que le perseguía incansablemente, pero tal era el pavor que se estaba apoderando de él en ese preciso momento, que le era imposible reconocer a ningún perseguidor cercano.
         A no mas de 2 metros de su puerta salvadora y mientras estaba confiriendo un enorme y ultimo salto para esquivar a su destino, caía en la cuenta de que al otro lado del inescrutable agujero, no se veía absolutamente nada.
         Salto, y mientras notaba como su cuerpo se iba introduciendo en aquella extraña dimensión, se percataba de que el suelo había desaparecido totalmente y que su cuerpo inerte caía en un inmenso vació en el cual no distinguía el final.
         Recordó por un instante algo que había oído en alguna ocasión y sin pensarlo dos veces abrió desmesuradamente los brazos, intento hacer una V inversa con ellos y orientando la cabeza con inusitada precisión, comenzó a planear por el espacio, mientras caía irremediablemente por la negrura del universo circundante.
         Durante unos escasos segundos noto en su cuerpo como se le erizaban todos los poros de su piel de una gratificante sensación de libertad, pero duro poco aquella agradable sensación, pues inmediatamente perdía toda orientación espacial y comenzaba a entrar en un frenético giro en barrena que le impedía reconocer el mundo que giraba sin parar a su alrededor.
         Las palpitaciones de su corazón se desbocaron cuando comenzó a ver el fondo como se iba acercando peligroso y amenazador,  para finalizar estrellándose en el, irremediablemente.
        Su vida comenzó a discurrir frente a su vista, atropellada pero nitidamente, a la vez que se disparaba un estado de pánico que le obligaba a ponerse los brazos frente a la cara y cerraba los ojos en un ultimo intento de evitar un golpe fatal y mortal de necesidad, entonces..."
       
          La almohada estaba totalmente empapada cuando como con un resorte automático, se incorporaba en la cama, mirando horrorizado y desconcertado a todos sitios intentando adivinar donde se encontraba. Ningún recuerdo, ninguna reminiscencia iimediata. La memoria, selectiva, acababa de borrar de un plumazo la ostentosa pesadilla que acababa de sufrir.
          Giro la mirada aterrorizado ante la posibilidad de hallarse solo pero la vio allí, dormida plácidamente con una bella sonrisa dibujada en sus labios. Acaricio con delicadeza su brillante y arremolinado cabello, arropo sus hombros con ternura y mientras se apretaba tibiamente junto a su cuerpo intento olvidar que resultado tendría a la mañana siguiente su exorbitante contienda frente al banco para evitar el desahucio que le apremiaba en 2ª instancia.
          Sonrió con amargura y se deslizo en otro desconcertante sueño....

4 comentarios:

  1. ¡Ay, qué angustia! Lo malo del protagonista es que al despertar de la pesadilla le aguarda otra más real. Vengo DESDE VALLEKAS a través del blog de Kayena. Me gusta el tuyo y me quedo por aquí. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero reiterarte mi felicitación por el premio :). Muchas gracias por seguirme. Te visitare sin dudarlo. Un beso!!!

      Eliminar
  2. No había comentado yo aquí? Mañana vengo a ver si sale.. me ha dado la lata blogger ultimamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto si estaba, pero nada mas. Gracias por pasarte!!!

      Eliminar