miércoles, 20 de julio de 2011

- Inconscientemente -

     Apenas podía sostenerse. Casi todo el suelo continuaba encharcado, provocando que las baldosas se convirtieran en unas trampas endemoniadas. 
      Su pequeña cara estaba totalmente enfundada por una enorme sonrisa que en ningún momento nadie hubiese tachado de malvada, pues un bebe de apenas 2 años no podía generar tales pensamientos, aunque entre sus pequeñas manos llevase agarrado con fuerza un Colt 45.
      Sus pisadas se hicieron mas precisas tras abandonar el patio. 
      Sus ojos se entrecerraron con más malicia. 
      La distancia hasta donde su padre dormitaba la siesta se acortaba.
     Al llegar a su altura alzo la pistola con precisión, sus deditos buscaban el gatillo con astucia cuando papá abrió los ojos horrorizado y comprobaba sin remedio como Jorge ejercía la fuerza necesaria para deslizarlo  con suavidad
      El resultado fue inminente, ni siquiera mamá lo pudo remediar, pese que estaba observando durante todo el tiempo desde la ventana de la cocina.
       De las entrañas del arma salió sin remisión un chorro de agua caliente, recién llenada de su piscinita, que le inundaban las fosas nasales a papá, entre risas de su madre y vítores de su hermano.




Relato de 200 palabras - Enviado al concurso de relatos cortos del programa el “El Ojo critico” de RNE el pasado 1/7/2011

1 comentario:

  1. no sabia tu faceta escritoria... muy bueno el minirelato.

    ResponderEliminar